Medicina alternativa o natural

   
Mi Perfil
Noticias
Documentos
Libros
   
   
Incidencia de los trastornos del espectro autista
29-11-2010

 

INCIDENCIA DE LOS TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA Y PREOCUPACION DE INVESTIGADORES

Walter C. Herlihy PhD, Bioquímico Presidente de REPLIGUEN  MORBILIDAD Y ALERTA ROJA SOBRE EL TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA

Dra. Lilia Negrón Psiquiatra Especialista en el Trastorno del Espectro Autista

 

 

Se habla hoy de una “epidemia” de autismo motivado a que la incidencia ha venido aumentando excesivamente en los últimos 20 años. En California, USA, según el informe del Departamento de Servicios del Desarrollo, se reporta un 273% de incremento del autismo en la población de California entre los años 1987 y 1998, mientras que la Parálisis Cerebral tan solo se incremento en un 43% y la Epilepsia en un 31%.

 

Esto permite calcular la incidencia de autismo en el Estado de California como1 en 312. Igualmente en Trenton, New Jersey se reportó una incidencia de 1 en 132. Se considera la incidencia general de 1 en 500, pero para el Síndrome de Asperger se está hablando de una incidencia de 1 en 250.

 

¡PREOCUPACIÓN DE LOS INVESTIGADORES!!!!!!

 

Walter C. Herlihy, PhD, Bioquímico, padre de dos niñas con autismo y Presidente de REPLIGEN, una compañía biofarmacéutica encargada de desarrollar la hormona “Secretina” como un potencial tratamiento para el autismo, al ver este dramático informe expreso: “Este estudio nos demuestra que el autismo es un grave problema médico y nos indica la necesidad de evaluar rápidamente los nuevos enfoques terapéuticos del mismo” (Needham, MA, Abril 20, 1999, Repligen Corporation).

 

¿MIENTRAS TANTO, QUE PODEMOS HACER?

 

Es muy importante el diagnóstico temprano del trastorno y para esto hoy en día tenemos instrumentos que nos permiten sospechar la presencia de autismo en niños de 18 meses de edad o menos.

 

En la casuística de nuestro “Centro de Diagnóstico y Tratamiento para Autismo” (C.D.T.A.) vemos que el 95% de los padres han observado problemas en el desarrollo de sus hijos a los 12 meses y en el 83% de los casos han comenzado a buscar ayuda profesional a los 22 meses de edad de sus hijos.

 

 

 

 

 

 

Catherine Lord, PhD y Susan Risi, PhD, del “Development Disorders Clinic”, de la Universidad de Chicago, piensan que aún cuando a veces es difícil diferenciar entre el autismo y el retardo mental antes de los 2 años de edad de un niño, se debe iniciar el tratamiento (“Advocate”, July – August, 2000,  page 23). Este mismo criterio es el que mantenemos en nuestro centro (C.D.T.A.)

 

 

A continuación se presenta una trabajo de la Dra. Lilia T. Negrón R., Psiquiatra Especialista en Trastornos de Espectro Autista, que ilustra muy adecuadamente el problema de la morbilidad de este trastorno.

 

 

AUTISMO

 

Es en el año 1943 cuando el Dr. Leo Kanner describe este trastorno y lo considera una “Psicosis Infantil Precoz”. Mientras que en el año 1944 Hans Asperger, en Austria esta describiendo un cuadro muy parecido al autismo, pero que hoy en día tiene pequeñas diferencias con el autismo de Kanner. Este Síndrome de Asperger queda en el olvido hasta el año 1981, cuando la Dra. Loma Wing, vuelve a tomarlo y lo saca al mundo médico nuevamente y en el año 1992 a parece en la clasificación de Enfermedades Mentales como un cuadro aparte.

 

En estos 57 años los avances sobre el origen y tratamiento de los trastornos del espectro autista (déficit de Atención con Hiperactividad, déficit de Atención, Trastornos Generalizados del Desarrollo, Autismo, Síndrome de Asperger, Síndrome de Rett) han sido posibles gracias a la intervención de investigadores, entre los que se encuentran padres profesionales en lasáreas de Medicina, Nutrición, Química, Farmacología, Psicología, etc. Además de la contribución de personas con autismo de alto funcionamiento (Temple Grandin, Donna Williams, Thomas McKean, Liane Holiday Willey, Edgard Schneider, entre otros) liderizados por el Dr. Bernard Rimland, del “Autism Research Institute, en San Diego, USA, y fundador de la “Autism Society of America” en 1965 con Ruth Sullivan.

 

Estos últimos hallazgos de las investigaciones nos permiten decir que los trastornos del espectro autista tiene una base orgánica y es un trastorno del desarrollo de origen multifactorial en el que tenemos factores genéticos, inmunológicos y ambientales.

 

Dentro de los factores ambientales se habla mucho de la intoxicación con metales pesados (plomo, mercurio, cadmio, aluminio) y estas investigaciones son consecuencia de la información de padres que expresan que sus hijos han tenido regresión del desarrollo y aparición de conductas autistas posterior a ser vacunados (difteria – tétano – tos ferina y sarampión – rubéola – parotiditis). Se ha encontrado igualmente un incremento de la incidencia del autismo posterior al año 1990, ya que para el año 1970 la incidencia era 1 x 2000, para  1990 aumentó a 1 x 500 y aún más elevada para el año 2000. Coincide este incremento con la utilización de vacunas infantiles con contenido de “Thimerosal”, el cual es ethil mercurio, considerado tóxico en niños muy pequeños y con deficiencia de su sistema inmunológico.

 

En Venezuela, en el “Centro de Diagnóstico y Tratamiento para Autismo”, de la “Sociedad Venezolana para Niños y Adultos Autistas” (SOVENIA) para al año 1999 estábamos haciendo el diagnóstico en niños menores de 4 años en un 67,2% y para el año 2000 tenemos un 15,87% de nuestro niños diagnosticados antes de los 3 años.

 

De acuerdo con las últimas investigaciones el trastorno autista es  considerado como un trastorno fisiológico inadecuadamente explorado y “potencialmente curable” si empezamos el tratamiento muy temprano, antesde los 2 años de edad. De esta manera evitaremos el deterioro cognitivo, la aparición de alteraciones neurológicas y facilitaremos el aprendizaje al mejorarse su condición fisiológica alterada.

 

Es urgente que nuestros Pediatras en las consultas de niños sanos puedan hacer un diagnóstico presuntivo empleando el “Cuestionario para Detección de Riesgo de Autismo a los 18 meses” (“Checklist for Autism in Toddlers) de Baron – Cohen.

 

Desafortunadamente menos del 30% de los profesionales de atención primaria aplican pruebas estandarizadas de detección de conductas en las entrevistas del niño sano. Además en las consultas de atención primaria, los Pediatras aplican pocos minutos para la visita del niño sano. Y es necesario un alto grado de implicación por parte de los padres, profesionales de la salud y políticos para que las recomendaciones de estos Parámetros Prácticos puedan ser llevados a cabo.

 

Es importante comprender que los padres normalmente están en lo cierto en lo referente a sus sospechas sobre el desarrollo de sus hijos (Glascoe, 1994, 1997, 1998; Glascoe y Doorkin, 1995; Negrón, 1986). Puede que estos padres no sean tan precisos en el grado de anormalidad evolutiva, pero casi siempre si tienen una sospecha hay con seguridad algún problema, en algún aspecto del desarrollo del niño e insistimos que cualquier sospecha de cualquier complicación importante debe ser valorada y conducir a posteriores investigaciones.

 

En una muestra de 100 niños diagnosticados en nuestro centro (C.D.T.A) de SOVENIA encontramos que los padres habían detectado problemas en el desarrollo de sus hijos a una edad promedio de 12,2 meses y sin embargo habían llegado a la consulta para diagnóstico y evaluación a una edad promedio de 4 años 8 meses. Esto es consecuencia de la poca atención que los profesionales de la salud le brindan a las quejas de los padres.

 

 

 

 

 

 

 

TABLA I

Sospechas de los Padres que son ALERTAS ROJAS

Para el Autismo  

 

COMUNICACIÓN:

 

No habla ni balbucea

Retraso del Lenguaje

No responde a su nombre

A veces parece oír y a veces no

No sigue instrucciones

No señala

Parece “sordo” a veces

No dice “adiós” con la mano

 

Dejó de decir palabras

SOCIALIZACION:

 

No tiene sonrisa social

No alza los brazos para ser cargado

Se aísla

Busca las cosas por si mismo

No mira la cara

Juega solo(a)

 

No pide ayuda

CONDUCTAS:

 

Le dan “rabietas”

Es hiperactivo

Coloca juguetes en hilera

Apego a ciertos objetos

Se altera si le quitan  algún

objeto preferido o si va a

lugares poco conocidos

No sabe jugar con juguetes

Es hipersensible al dolor

Es hipersensible a texturas o sonidos

Tiene movimientos repetitivos

y extraños (gira objetos, balancea

Cuerdas, se balancea, mueve los

Dedos, etc.)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TABLA II

Indicación ABSOLUTA para una EVALUACION más

                               AMPLIA INMEDIATA 

 

No balbucea a los 12 meses

No hace gestos (señalar, decir “adiós” con la mano, etc.) a los 12 meses

No dice palabras sencillas a los 16 meses

No dice frases espontáneas de 2 palabras (no ecolalia) a los 24 meses

CUALQUIER pérdida en CUALQUIER lenguaje

o habilidad social en CUALQUIER edad

 

 

 

TABLA III

Síntomas Físicosa Tomar en Consideración

 

 

Intolerancia a leche de fórmula

Gastritis

Reflujo esofágico

Colitis

Crisis de diarrea y constipación

Cólicos

Infecciones respiratorias altas

(otitis, amigdalitis, sinusitis)

Alergias (asma, eczema, rinitis)

Flatulencia

Selectividad en los alimentos, solo

quieren comer un tipo de alimento

y rechazan otros

Pestañas largas

Aros oscuros alrededor de ojos

Bolsas debajo de los ojos

Mejillas rosadas

 

 

Un área importante en los trastornos del espectro autista es la de los hábitos alimenticios, los padres durante años han reportado que sus hijos son muy selectivos en la alimentación, comen un determinado tipo de alimentos y rechazan otros. Esos alimentos que ellos más consumen son justamente los que más daño le hacen. Sabemos de niños que comen cebollas como si fueran mandarinas, otros son capaces de comerse un repollo crudo entero, otros comen huevos crudos. Esta selectividad en la alimentación hoyen día tiene una explicación científica y permite entender muchos de los cambios comportamentales, neurológicos y cognitivos de nuestros niños con autismo.

 

 

 

 

 

 

Si nosotros logramos un diagnóstico temprano (antes de los 2 años) y establecemos la alimentación apropiada y los suplementos nutricionales (vitaminas y oligoelementos) necesarios, estamos mejorando los síntomas del autismo y previniendo el deterioro neurológico y cognitivo.

 

Karyn Seroussi, madre de  Miles, dice: “Yo puedo decir que mi hijo tiene la enfermedad que causa el Autismo, pero no puedo aseverar que en este momento él es autista”. K. Seroussi inició el tratamiento médico apropiado, cuando su hijo tenía 15 meses. 

 

Nuestro consejo a padres y profesionales, si usted sospecha que su niño(a) tiene algún síntoma de autismo no se quede esperando, consulte de inmediato a un equipo de profesionales capacitados en el área de autismo. 

 

 

Naturopataluis.es
Urb. Terol e16 bis
Tibi 03109 Alicante

Teléfonos:
626 630 800
965 617 555