Medicina biológica integral

   
Mi Perfil
Noticias
Documentos
Libros
Consulta On-Line
   
   
Las mentiras del psicoan√°lisis
21-12-2010

Soy Licenciada en Psicología, recibida con título de una prestigiosa universidad de Argentina. El hecho que me motiva a crear este weblog es la profunda desilusión que siento ante la destrucción de una carrera tan hermosa como la que estudié, por la absoluta influencia del psicoanálisis en este país.

Argentina y Francia son los únicos países del mundo que siguen rigiéndose de una manera contundente por esta corriente en el ámbito de la salud mental. A diferencia del resto de los países, donde el psicoanálisis ocupa un lugar marginal y casi inexistente en tanto terapia. Lo cual me lleva al siguiente cuestionamiento; ¿tendrán razón Francia y Argentina solas, en contra de todo el resto del mundo?

Este fanatismo extremo e irracional se hace evidente cuando los seguidores más enceguecidos la proclaman como un dogma incuestionable para quien se encuentre en su sano juicio. Por lo cual, todo intento de diálogo crítico queda bloqueado al ser interpretado como un síntoma (pues se rechaza una realidad que perturba: la que propone el psicoanálisis, por supuesto).

Sin embargo, frente a las conjeturas lábiles y no científicas que sustentan esta corriente de pensamiento, es hora de que elaboremos una opinión personal, animándonos a
transgredir las limitaciones intelectuales a las que otras víctimas alienadas nos han sometido.


SURGE LA CIENCIA: Psicoterapia Cognitiva
 

El Psicoanálisis surge a través del espíritu de rebelión de la década de los sesenta, marcado por un correcto y bienvenido rechazo de la autoridad médica que existía hasta aquel entonces, donde había gran cantidad de asilos de alienados en los cuales los psiquiatras disponían de la libertad y de los tratamientos de sus pacientes (algunos de estos muy tortuosos).

 
Las doctrinas de Freud, entonces, encontraron sostén en los intelectuales y apasionados activistas de aquella época que aclamaban un trato más humanizado en la relación médico paciente. Por supuesto, es importante admitir con claridad que en este sentido el Psicoanálisis fue positivo al permitir un trato hacia el paciente como un sujeto aquejado de dolencias psíquicas, al cual se le puede aplicar una psicoterapia.
 
La doctrina psicoanalítica jamás pudo comprobarse pero permitió este avance en cuanto a la relacion existente entre profesional y paciente, donde se permite una mayor humanización del mismo. Es decir, abrió el campo para que se instauren nuevas formas de psicoterapias con resultados comprobados y realistas, tales como es la Terapia Cognitiva.
 
El motivo de este blog, en ningún motivo se trata de desdeñar del Psicoanálisis en cuanto a un aporte en la historia de los comienzos de la Psicoterapia, ni se intenta quitarle ese valor. De lo que aquí si se desdeña es de la convicción ilógica e inexplicable de personas que se hacen llamar terapeutas e intentan mantener hoy en día una terapia sobre las bases de una doctrina que data del 1900 (además del hecho de que los resultados ni siquiera en esa época pudieron ser comprobados). 
 
Es por esto que el Psicoanálisis tuvo un paso exitoso por muchos países por aquel entonces, pero frente a las envidencias de los nuevos hallazgos corroborados empíricamente es que esta teoría ha cedido su lugar en la mayoria de los países del mundo (excepto en Francia y en Argentina donde, por motivos económicos y políticos, los profesionales se muestran reticentes a dejar la devoción por una teoría no comprobada y basada en evidencias corrompidas como es el caso del psicoanálisis). 
 
En definitiva, si hay algún motivo por el cual considerar a la Psicología como ciencia es por el hecho de comenzar con hipótesis no comprobadas (como es en este caso la teoría psicoanalítica) para luego pasar a afirmaciones cientificas (como son lasnuevas formas de psicoterapia). 
 
El Psicoanalisis, sin duda, fue un comienzo penoso pero necesario en la Psicologia en la etapa en que esta no era ciencia, para luego adoptar nuevas formas de Psicoterapia que pudieron transformar a la Psicología en una Ciencia (basada en datos confiables y afirmaciones comprobadas a través de resultados verificables).
 
He aquí el esplendor de la Psicología como Ciencia: es decir, a través de las formas más avanzadas de Terapia Cognitiva (incluyendo sus diferentes ramificaciones).
 
 
En un ritmo que se acelera desde hace algunos años, los descubrimientos sorprendentes de los historiadores del freudismo, nos hacen poner cada día más en duda la integridad de Freud al evidenciar que se ha tomado extremas libertades con su material clínico.
 
 
Es del todo claro que Freud no duda un sólo instante en modificar los hechos a su disposición cuando no coinciden con la teoría que prentendía instalar. Sus maniobras se basaban en sutiles manipulaciones de la información, un poco como un matemático que redondea sus cálculos para que le den justo, logrando así que a menudo sus análisis suenen convincentes (pues todo lo que podía llegar a resultar contradictorio a sus hipótesis era silenciosamente eliminado o subrepticiamente modificado).
 
 
Me parece igualmente más interesante no perder tiempo en las mentiras de Freud (un pobre hombre que con hambre de fama y reconocimiento como cualquier otro pretendía instalar un nuevo movimiento intelectual), sino más bien preguntarnos por qué los "intelectuales" freudianos que "supuestamente están formados para sacar a la luz las verdades más dolorosas" no sacan a la luz la verdad dolorosa de la corrupción de muchos de los datos que dan base a la teoría psicoanalítica y, en cambio, persisten en trasmitir un discurso completamente utópico.

Es paradójico que los mismos psicoanalistas que en su momento se jactaron de basarse en un movimiento intelectual subversivo para su época , son aquellos mismos sujetos que hoy en día censuran y condenan a quienes intentan transgredir su "discurso psicoanalítico reglamentario".

Entonces, cuál es el camino que estos intelecturales siguen a lo largo de la historia: ¿De la subversión a la censura? ¿Del cambio al estancamiento? ¿De la apertura mental a la descalificación del pensamiento ajeno? ¿Del aceptar una simple teoría a rechazar hechos contundentes que la refutan rotundamente?

La verdad es que todo el movimiento psicoanalítico en su conjunto, es uno de los movimientos intelectuales más corrompidos de la historia.

Algunos sujetos son simplemente víctimas de este movimiento que, como la mayoría, a menudo dan por ciertas de manera instántanea muchas cosas que no tienen ningún fundamento, sólo por ser cosas que otros aceptaron antes. Otros, menos inocentes, son quienes contribuyen a diario a la corrupción del psicoanálisis por razones políticas y por opiniones indefendibles que continúan siendo repetidas, unicamente a causa de relaciones personales y consideraciones de carrera.
 
 

A continuación cito unas palabras pronunciadas por el reconocido psicoanalísta Jaques Lacan poco tiempo antes de morir... palabras de un discurso que los psicoanalístas actuales no repiten, sino más bien, que prefieren no reconocer:

"Nuestra práctica es una estafa, fanfarronear, hacer pestañear a la gente, deslumbrarla con palabras rebuscadas.... Desde el punto de vista ético es insostenible nuestra profesión; es por eso que me enferma, porque tengo un Superyó como todo el mundo.... De lo que se trata es de saber si Freud es, sí o no, un acontecimiento histórico. Yo creo que fracasó en lo que quería hacer. Le pasó como a mí, e poco tiempo a todo el mundo el psicoanálisis le importará un carajo"

 


(JAQUES LACAN: Extracto de una conferencia pronunciada en Bruselas el 26 de Febrero de 1977 y publicada en "Le Nouvel Observateur" Edición Número 880, Página 88)


FUENTE:"El Libro Negro del Psicoanálisis" (Mikkel Bosch Jacobsen-Jean Conttraux-Didier Pleux-Jacques Van Rillaer-Cattherine Meyer-Año 2005)

La llamada "Revolución Científica" fue un gran avance para la humanidad a nivel mundial. Pues propuso una practica intelectual que fue aceptada de manera unánime por la comunidad científica mundial.

Esta práctica intelectual consiste en un método riguroso que permite determinar con seguridad que una hipótesis es lo suficientemente fiable y válida como para ser considerada como un conocimiento científico. Esta practica consiste, si puede decirse así, en arrojar todas las hipótesis contra el muro a ver si aguantan el golpe.
 
Entonces, ¿Qué es una Ciencia? Una ciencia es aquella que se constituye por un proceso metódico que comprende dos etapas: La primera consiste en formular las hipótesis. La segunda consiste en comprobar la veracidad de aquellas hipótesis y abandonarlas si se verifica que están erradas, es esta segunda etapa lo que garantiza que un conocimiento sea científico, es decir, comprobable y real.
 
Freud habia desarrollado una serie de hipótesis pero nunca consideró esta segunda etapa (corroborarlas), lo cual es requisito para toda ciencia.

De hecho, el mismo Freud fue quien se encargó de difundir sus hipótesis, las cuales él mismo estableció como teorías (y además pretendía que sean tomadas como científicas) creando pequeños institutos privados en el seno de los cuales el saber se enseñaba de manera dogmática, instruyendo a sus alumnos para que "vencieran sus resistencias a la teoría", puesto que todas las objeciones de los estudiantes hacia su teoría eran descartadas de raíz por considerar que provenían de sus resistencias internas.

 
 
Es decir, Freud reemplazó el modo científico de transmisión de conocimiento por un proceso iniciático de tipo sectario. Esto se produce, porque su teoría se basa en el principio fundador de que nada es lo que parece ser (porque lo que es está bajo las resistencias del sujeto, en su inconciente) , llegando a una situación en la que nada puede ser probado y no se puede confiar en nada, de manera que tiende a persistir en su error.

Por esto, se trata de una "teoría" (por cierto, conformada a base de manipulaciones groseras de los datos) que pretende explicar todo a través de un pensamiento circular desde el cual nada puede ser refutado (pues descalifica al que la rechaza basándose en la misma teoría). Evidentemente esto concuerda más con una especie de religión/movimiento sectario o siendo más benévolos: con una pseudociencia.

 
En definitiva, es la metodología defectuosa del psicoanalísis lo que en el resto de los países del mundo, ya hace unos cuantos años, ha precipitado su fracaso final: pasando de ser una potencial ciencia muy prometedora a una pseudociencia absolutamente decepcionante.
 
 
FUENTE: Basado en los hallazgos de las investigaciones realizadas por el historiador Frank Sulloway, descriptas en "El Libro Negro del Psicoanálisis" (Mikkel Bosch Jacobsen-Jean Conttraux-Didier Pleux-Jacques Van Rillaer-Cattherine Meyer-Año 2005)
Protegido por el secreto médico por el cual podía esconder la real identidad de sus pacientes, Freud se permitía escribir lo que más la convenía. Luego, muy progresivamente, se hizo camino a la verdad, a medida que los historiadores lograban ideantificar las verdaderas identidades de sus pacientes.


A continuación les presento un resumen de los finales reales que tuvieron los tratamientos psicoanalíticos de sus casos más reconocidos y estudiados.

Caso de la Señorita Anna O: Ya dijimos que Bertha Papenheim no se había curado en absoluto de sus síntomas histéricos y que por esto, debió sufrir de internaciones prolongadas hasta el año 1887 (siendo que Breuer había afirmado su curación en 1882).

Caso Dora: En este caso Freud confesó francamente el fracaso de su tratamiento, según él, por no haberle interpretado a tiempo su transferencia negativa. Su verdadero nombre era Ida Brauer, a quien su padre la había encomendado a las manos de freud por tener ciertos comportamientos "molestos" (ella lo acusaba a su padre de entregarla a los avances sexuales de uno de sus amigos, el señor Zellenca, a cambio de la complacencia de éste en cuanto a la relación que el padre de Ida mantenia con la esposa del Señor Zellenca). Freud reconoció que las acusaciones de la joven estaban bien fundadas, pero igualmente la acusó de padecer "histeria" por haber rechazado el arreglo familiar, cuando a la edad de trece o catorce años Zellenca la había agredido sexualmente. Ida, en realidad, hizo gala de una sólida salud psíquica al rechazar el improvisado diagnóstico de Freud (quien le decía que sufría histeria por reprimir sus deseos libidinosos hacia el señor Zellenca). Por otro lado, un dato un tanto llamativo es que Freud interpretara el hecho de que Ida arrastrara su pierna derecha al caminar como síntoma histérico, sin considerar un solo instante la hipótesis, mucho más plausible, de que se tratara de una secuela de la apendicitis pelviana que Ida había padecido durante su infancia.

 
 
Fotografía de Ida Brauer


Caso del Pequeño Hans: Freud diagnóstico al niño Hebert Graf como padeciente de "Fobia a los Caballos", considerando que provenía del complejo de castración del niño. Hebert atribuía su miedo a los caballos a un accidente de omnibus del que había sido testigo, en el cual dos caballos habían caído para atrás. La cual es una hipótesis mucho más simple y prosaica, al parecer el niño tenía más sentido común que su propio terapeuta.

Caso del Hombre de las Ratas: El trabajo de los investigadores ha demostrado que esta fue una de las otras tantas oportunidades en que Freud moldeó los datos reales para acomodarlos a su teoría. Su paciente, llamado en realidad Ernst Lanzer, sufría de una fuerte neurosis obsesiva. Se demostró que Freud mintió acerca de la duración del tratamiento con este paciente, pues las notas privadas que el tomó durante el análisis revelan que este duró poco más de seis meses (siendo que Freud había asegurado que lo había tratado durante más de once meses). Por otro lado, en esas mismas notas, dice que "Lanzer empezó a masturbarse aproximadamente a los 21 años, después de la muerte de su padre" pero Freud en sus escritos públicos dijo que "Lanzer comenzó a masturbarse compulsivamente a los 21 años, poco tiempo despues de la muerte de su padre". Se comprobó que el padre de Lanzer había fallecido cuando él tenía 19 años (es decir, dos años antes. Indudablemente, Freud, al agregar las palabras "compulsivamente" y "poco tiempo después" crea un vínculo entre los síntomas (agravados) de su paciente y la muerte de su padre que no fue propuesto por su paciente durante su sesión psicoanalítica sino por el mismo Freud durante la transcripción de sus notas. Con respecto a los resultados de la terapia, como Lanzer murió en los comienzos de la Guerra de 1914 no se pudo comprobar cuáles fueron los resultados de su tratamiento psicoanálitico.
 
 
 
Retrato de Ernst Lanzer


Caso del Hombre de los Lobos: En el caso de este paciente, llamado Sergius Pankejeff, quien vivió hasta ser un hombre muy mayor, pudo comprobarse de sus propias palabras hacia la entrevistadora austríaca Karin Obholzer, que la eficacia del tratamiento que realizó con Freud fue absolutamente nula. Pues, sesenta años espues, Pankejeff seguía siendo víctima de ataques obsesivos y de ataques de depresión profunda. Este hombre vivió hasta sus últimos días en Viena, donde la sociedad psicoanalítica de allí le procuraba apoyo financiero a cambio de mantenerse en el anonimato (para no correr el riesgo de que el celebre caso del "Hombre de los Lobos" de Freud y sus siniestros resultados quedaran al descubierto).
 
 
 
Fotogragía de Sergius Pankejeff


Caso Schreber: Se trata del caso del magistrado alemán Daniel Paul Schreber que padeció una psicosis y al que Freud nunca atendió, sino que lo analizó a través de su auto-biografía, en la cual describía su enfermedad. Freud, que ya había elaborado su teoría de la paranoia(donde la relacionaba con tendencias homosexuales hacia el padre) antes de que las memorias de Schreber cayeran en sus manos, entonces, emocionado por ajustar los hechos a su ya elaborada teoría, ni siquiera se tomó el trabajo de leer las obras del conocido padre de Schreber. El padre de Daniel, llamado Moritz Schreber, quien ponderaba los éxitos de un "enderezador" para niños que le impedía al niño inclinarse mientras escribía o leía, lo cual recomendaba utilizar para forzar a los niños a mantenerse derechos. Este instrumento consistía en una barra horizontal fijada a la mesa frente al niño y que se aferraba a su pecho a la altura de la espalda y la clavícula, también tenía un "portador de cabeza" que mantenía la cabeza del niño recta, tirando de sus cabellos en el caso de que este se inclinara. Al parecer existe un vínculo claro entre las aluscinaciones de Daniel Schreber (sensaciones de pecho oprimido, de cabeza comprimida, de cabellos tirados) y el instrumento que el padre recomendaba utilizar para mantener a los niños derechos, lo cual parece una hipotésis más clara y más plausible de las que adjudica Freud a tales síntomas (interpreta estas aluscinaciones como consecuencia de una homosexualidad reprimida hacia su padre). Para poder sostener estos argumentos, es lógico que Freud en sus escritos describiera al padre de Daniel Schreber como un "padre excelente" (siendo que paralelamente había escrito una carta a su amigo Férenczi en la que describía al Señor Mortitz Schreber como un "tiráno doméstico"). Es evidente el cambio en los datos reales en este caso, donde a Freud, sin duda, le convenía mostrar al Señor Moritz como un adorable padre, siendo que Freud quería demostrar que la paranoia era causada por una homosexualidad reprimida, y, en el caso preciso de Schreber, por un deseo homosexual reprimido hacia su padre.
 
 
 
Fotográfia de Daniel Paul Schreber


FUENTE:"El Libro Negro del Psicoanálisis" (Mikkel Bosch Jacobsen-Jean Conttraux-Didier Pleux-Jacques Van Rillaer-Cattherine Meyer-Año 2005)

FRAUDE NUMERO TRES = "LA TEORÍA DE LA SEXUALIDAD INFANTIL"

Pasamos al tercer episodio de la leyenda dorada del psicoanálisis. Según este, gracias a un proceso de autoanálisis es que Freud habría penetrado en lo que se ocultaba detrás de los relatos de seducción de sus pacientes, abriendo así la vía al descubrimiento de la sexualidad infantil.

Un joven estudiante de Historia de las Ciencias de Harvard, Frank Sulloway, realiza investigaciones acerca de la historia del psicoanálisis, donde se encuentra con eventos un tanto curiosos.

Su principal hallazgo fue encontrar correspondencias de Freud dirigidas a su amigo y colega Wilhem Flies (médico berlinés especializado en biología), donde Freud hace alusiones a lo que llama "zona erógenas abandonadas", así como también, a algunas observaciones personales acerca del asunto.

Lo que impresionó particularmente al jóven investigados Sulloway es que esas discusiones vía correspondencia con Fliess tuvieron lugar en Diciembre de 1896 y Enero de 1897, es decir, alrededor de nueve meses antes del supuesto descubrimiento de la sexualidad por Freud en el curso de su supuesto autoanálisis. ¿Cómo pudo Freud "descubrir" en su autoanálisis algo que ya había descubierto hacía un año atrás?.

Sulloway se dio cuenta, entonces, de que Freud debatió ya nueve meses antes de hacerlo, uno de sus más célebres "descubrimientos" y este descubrimiento estaba ligado a la colaboración entre dos personas. Ya que Wilheim Flies, según las correspondencias encontradas, parecía no solamente tomar la sexualidad infantil como algo evidente sino también tomar posición activa en este intercambio de ideas, lo cual resulta realmente llamativo.
El jóven investigador Sulloway decidió corroborar sus sospechas estudiando las obras originales de Wilheim Fliess, en las cuáles constató que existian muchas ideas biologicistas afirmando la existencia de una bisexualidad y una sexualidad, hechas algunos años antes de que Freud rehiciera su teoría sobre la seducción.

En definitiva, las ideas de su amigo Flies sobre la bisexualidad y la sexualidad infantil han influido de manera determinante en la teoría psicoanalítica y han permitido a Freud colmar el vacío que resulta del fracaso de su "Teoría de la Seducción" (ya que no pudo concluir el análisis de ninguno de sus pacientes bajo esta teoría) y sustituirla por una "Teoría de la Sexualidad".
Freud, entonces, no habría sido el gen pionero que todos en algún momentos creímos, sino un mero "transformador" de las ideas altamente biologicistas pertenciaentes a su amigo Fliess a una versión más plausible desde un punto de vista psicológico.

Resulta curioso, entonces, que Wilheim Flies y sus ideas que tanto había "colaborado" al psicoanálisis jamás fueron citadas en ninguna de las biografías de Freud. Pero lo más llamativo es que todo esto da sentido a lo que todos conocemos acerca de lo que ocurrió algunos años después de que Freud elabore su nueva teoría psicoanalítica: su amigo y colega Wilheim Fliess furioso lo acusa a Freud de haberle robado su idea acerca de la bisexualidad. Freud atribuye esta reacción a una "persecución paranoica" debido a "tendencias homosexuales reprimidas" por parte de su amigo Fliess hacia él (un síntoma...como no podía ser de otra manera).

FUENTE: Basado en los hallazgos de las investigaciones realizadas por el historiador Frank Sulloway, descriptas en "El Libro Negro del Psicoanálisis" (Mikkel Bosch Jacobsen-Jean Conttraux-Didier Pleux-Jacques Van Rillaer-Cattherine Meyer-Año 2005)

FRAUDE NUMERO DOS = "LA TEORIA DE LA SEDUCCION"

Pasamos ahora a la segunda etapa del descubrimiento del inconsciente, la famosa "Teoría de la Seducción". Freud escribe dos artículos en los que sostiene que había sido capaz de encontrar recuerdos de experiencias de abuso precoz en cada uno de sus pacientes, esto lo lleva a la convicción de que los recuerdos sexuales reprimidos de la infancia estaban en la raíz de los síntomas de las pacientes que habían sido diagnosticadas como histéricas.

En los mismos artículos de Freud, publicados en la dácada de 1890, afirmaba que sus pacientes "no tenían ningún recuerdo" y le aseguraban "con vehemencia que no creían" en los traumas sexuales infantiles de los que él insistía que habían sido víctimas.

Se ha encontrado hace algunos años, una correspondencia enviada por Freud hacia uno de sus más cercanos confidentes el 3 de Enero de 1897, donde, refiriéndose a una paciente que se encontraba en tratamiento, afirma "yo le sopesé la explicación y cuando ella expresó su incredulidad la amenacé con echarla, si persistía en su escepticismo". Entonces, queda claro que las pacientes de Freud nunca le contaron que habían sido abusadas sexualmente en su primera infancia y tampoco tenían algún recuerdo de un hecho semejante.

Por lo tanto, si esos hechos de abuso sexual a los que el se refiere resultaban de meras suposiciones hechas por el mismo Freud, no se encontraba en condición de afirmar que realmente éstos habían tenido lugar y, menos aún, de teorizar sobre los mismos e interpretandolos posteriormente (en la reformulación de su teoría) como fantasías que respondían a fantasías inconcientes de sus pacientes.

Por otro lado, según parece evidente, el rechazo por parte de los pacientes de sus deducciones tan peculiares, era para Freud una prueba de la "resistencia" de la paciente (su negación era en sí misma un síntoma), por lo cual creía ver en ella una reconfirmación de su teoría (siendo que para él, era justamente porque no recordaban esos hechos, por la represión, es que habían caido en la enfermedad). Por lo tanto, su teoría estaba formulada de tal manera que no había lugar a refutacion posible, realmente estaba cubierto por todos los frentes.

En conclusión, Freud les habría atribuido a sus pacientes "recuerdos" que él había tomado como hipótesis, sin obtener la menor confirmación de su parte. Es decir, que los descubrimientos de Freud resultaban, como regla general de una "decodificación personal" acerca de los síntomas que presentaban sus pacientes y de la "interpretación analítica" de esas decodificaciones. Lo cual no brinda, en absoluto, seguridad acerca de sus teorizaciones.
 
FUENTE: Basado en los hallazgos de las investigaciones realizadas por el filósofo de la ciencia Frank Cioffi a principios de 1970 descriptas en "El Libro Negro del Psicoanálisis" (Mikkel Bosch Jacobsen-Jean Conttraux-Didier Pleux-Jacques Van Rillaer-Cattherine Meyer-Año 2005)
 
 
Breuer en su publicación "Estudios Sobre la Histeria" afirmó que el tratamiento de la joven Ana O (cuyo verdadero nombre era Bertha Pappenheim) había terminado el 7 Junio de 1882 y que la paciente "se sintió así liberada de las inumerables perturbaciones que la atormentaban... Desde entonces, goza de perfecta salud".

Sin embargo, el psicoanalista británico Ernest Jones, discipulo de la teoría freudiana, reveló en unos escritos que fueron encontrados hacia 1953 que el tratamiento de Bertha Pappenheim no estaba totalmente terminado. Sino que, por el contrario, posteriormente la joven había tenido una recaida y debió ser internada en una clínica con graves sintomatologías histéricas (un embarazo psicológico del que él sería responsable). Breuer, evidentemente, estaba enterado de estos hechos ya que en los documentos de esa clínica se encontró una orden de internación con su firma, que databa algunos días despues de la fecha del "supuesto" fin del tratamiento.

Se ha comprobado que desde 1883 hasta 1887 Bertha Pappenhein tuvo internaciones prolongadas en otro sanatorio, siempre por "histeria" y no fue sino hacia fines de la década de 1890 cuando comenzo a restablecerce.

Resulta claro, entonces, que la famosa "talking cure" en la cual Freud comienza a basar el desarrollo de su teoría, había sido un fiasco total y que Breuer lo sabía pertinentemente (a eso se debieron sus reticencias frente a la propuesta de publicar el caso) igual que Freud, ya que Breuer lo tenía al corriente de la evolución de su ex paciente.
Desde luego, este es evidentemente un hallazgo muy embarazoso para los fervientes seguidores del psicoanálisis, que prefieren desestimarlo descalificando al que hace este planteo al decir que uno no entiende que, si las cosas son asi, el restablecimiento de Bertha Pappenheim de 1890 se trataría de una "cura en diferido". Lo cual es un concepto un tanto extraño, sobre todo tratandose de un caso que supuestamente había sido resuelto unos ocho años antes.

FUENTE:"El Libro Negro del Psicoanálisis" (Mikkel Bosch Jacobsen-Jean Conttraux-Didier Pleux-Jacques Van Rillaer-Cattherine Meyer-Año 2005.

LA HISTORIA OFICIAL = "LA LEYENDA FREUDIANA"

En 1882, cuando era todavia estudiante, el joven Sigmun Freud, escuchó hablar a su amigo y mentor el Dr. Josef Breuer de un grave caso de histera que estaba tratado en una paciente, la Señorita Ana O. (nombre seudónimo utilizado posteriormente en los escritos psicoanalíticos para resguardar su identidad), quien sufria de multiples síntomas. Breuer había constatado que lograba hacerlos desaparecer logrando que ella contara bajo Hipnosis los incidentes traumáticos que habían estado en su origen, en una especie de "Talking Cure" (Cura del Habla).
 
Freud quedó maravillado con este descubrimiento y comienza, más tarde, a emplear el "método catártico" de su amigo, sobre sus propias pacientes histéricas. Freud entonces acuerda con su amigo en que "las histéricas sufren de reminiscencias inconcientes, traumáticas y por eso reprimidas". Entonces Freud, a pesar de las reticencias de su amigo Breuer, hacen una publicación acerca de sus hallazgos, dando a conocer el caso de Ana O y sus magníficos resultados.
Sin embargo Freud comienza a percibir que estas reminiscencias olvidadas que se encuentran en la base del síntoma, son de caracter sexual. Frente a esta aseveración tan arriesgada para esos tiempo, donde la sexualidad era un tabú absoluto, Breuer abandona la colaboración con Freud y, este último, debió continuar sólo en su tarea.
Freud dejó de lado la hipnosis y comenzó a utilizar la técnica de Asociación Libre, por la cual les sugería de un modo insistente a sus pacientes que reproduzcan sus recuerdos inconcientes y abandonasen sus síntomas.En los relatos de sus pacientes Freud descubrió que estas personas habían sido objeto de atentados sexuales por parte de sus padres, cuando eran niños muy pequeños. Freud entonces concluyó que las patologías como la histeria y otras neurosis, se debían a "seducciones" infantiles de ésta índole, así formuló su Teoría de la Seducción.

Para comprobar su teoría, en el mes de Agosto de 1897, Freud emprendió un auto-análisis, por el cual se toma a sí mismo como paciente y analiza sus propios sueños y recuerdos más remotos. Así, termina por darse cuenta de que él mismo había tenido, cuando era un niño, deseos eróticos en relación a su madre y sentimientos de celos hacia su padre. Allí se da cuenta que las inverosimiles historias de incesto que sus pacientes le habían contado, no se debían a recuerdos de hechos reales, sino a fantasías que expresaban un deseo infantil de ser seducidos por su padre.
Freud, de esta manera, descubre la existencia de una sexualidad infantil (deseos eróticos hacia sus progenitores que serán posteriormente reprimidos y olvidados, a causa de sus complejos morales, transformándose en inconcientes), la universalidad del Complejo de Edipo (Relación triangular donde hay deseos eróticos hacia el progenitos del sexo opuesto y celos hacia el progenitor del mismo sexo) y la imporancia del desarrollo psíquico de la sexualidad infantil en los diferentes tipos de neurosis.
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Soy Licenciada en Psicología, recibida con título de una prestigiosa universidad de Argentina. El hecho que me motiva a crear este weblog es la profunda desilusión que siento ante la destrucción de una carrera tan hermosa como la que estudié, por la absoluta influencia del psicoanálisis
en este país.

Argentina y Francia son los únicos países del mundo que siguen rigiéndose de una manera contundente por esta corriente en el ámbito de la salud mental. A diferencia del resto de los países, donde el psicoanálisis ocupa un lugar marginal y casi inexistente en tanto terapia. Lo cual me lleva al siguiente cuestionamiento; ¿tendrán razón Francia y Argentina solas, en contra de todo el resto del mundo?

Este fanatismo extremo e irracional se hace evidente cuando los seguidores más enceguecidos la proclaman como un dogma incuestionable para quien se encuentre en su sano juicio. Por lo cual, todo intento de diálogo crítico queda bloqueado al ser interpretado como un síntoma (pues se rechaza una realidad que perturba: la que propone el psicoanálisis, por supuesto).

Sin embargo, frente a las conjeturas lábiles y no científicas que sustentan esta corriente de pensamiento, es hora de que elaboremos una opinión personal, animándonos a
transgredir las limitaciones intelectuales a las que otras víctimas alienadas nos han sometido.


SURGE LA CIENCIA: Psicoterapia Cognitiva
 

El Psicoanálisis surge a través del espíritu de rebelión de la década de los sesenta, marcado por un correcto y bienvenido rechazo de la autoridad médica que existía hasta aquel entonces, donde había gran cantidad de asilos de alienados en los cuales los psiquiatras disponían de la libertad y de los tratamientos de sus pacientes (algunos de estos muy tortuosos).

 
Las doctrinas de Freud, entonces, encontraron sostén en los intelectuales y apasionados activistas de aquella época que aclamaban un trato más humanizado en la relación médico paciente. Por supuesto, es importante admitir con claridad que en este sentido el Psicoanálisis fue positivo al permitir un trato hacia el paciente como un sujeto aquejado de dolencias psíquicas, al cual se le puede aplicar una psicoterapia.
 
La doctrina psicoanalítica jamás pudo comprobarse pero permitió este avance en cuanto a la relacion existente entre profesional y paciente, donde se permite una mayor humanización del mismo. Es decir, abrió el campo para que se instauren nuevas formas de psicoterapias con resultados comprobados y realistas, tales como es la Terapia Cognitiva.
 
El motivo de este blog, en ningún motivo se trata de desdeñar del Psicoanálisis en cuanto a un aporte en la historia de los comienzos de la Psicoterapia, ni se intenta quitarle ese valor. De lo que aquí si se desdeña es de la convicción ilógica e inexplicable de personas que se hacen llamar terapeutas e intentan mantener hoy en día una terapia sobre las bases de una doctrina que data del 1900 (además del hecho de que los resultados ni siquiera en esa época pudieron ser comprobados). 
 
Es por esto que el Psicoanálisis tuvo un paso exitoso por muchos países por aquel entonces, pero frente a las envidencias de los nuevos hallazgos corroborados empíricamente es que esta teoría ha cedido su lugar en la mayoria de los países del mundo (excepto en Francia y en Argentina donde, por motivos económicos y políticos, los profesionales se muestran reticentes a dejar la devoción por una teoría no comprobada y basada en evidencias corrompidas como es el caso del psicoanálisis). 
 
En definitiva, si hay algún motivo por el cual considerar a la Psicología como ciencia es por el hecho de comenzar con hipótesis no comprobadas (como es en este caso la teoría psicoanalítica) para luego pasar a afirmaciones cientificas (como son lasnuevas formas de psicoterapia). 
 
El Psicoanalisis, sin duda, fue un comienzo penoso pero necesario en la Psicologia en la etapa en que esta no era ciencia, para luego adoptar nuevas formas de Psicoterapia que pudieron transformar a la Psicología en una Ciencia (basada en datos confiables y afirmaciones comprobadas a través de resultados verificables).
 
He aquí el esplendor de la Psicología como Ciencia: es decir, a través de las formas más avanzadas de Terapia Cognitiva (incluyendo sus diferentes ramificaciones).
 
 
En un ritmo que se acelera desde hace algunos años, los descubrimientos sorprendentes de los historiadores del freudismo, nos hacen poner cada día más en duda la integridad de Freud al evidenciar que se ha tomado extremas libertades con su material clínico.
 
 
Es del todo claro que Freud no duda un sólo instante en modificar los hechos a su disposición cuando no coinciden con la teoría que prentendía instalar. Sus maniobras se basaban en sutiles manipulaciones de la información, un poco como un matemático que redondea sus cálculos para que le den justo, logrando así que a menudo sus análisis suenen convincentes (pues todo lo que podía llegar a resultar contradictorio a sus hipótesis era silenciosamente eliminado o subrepticiamente modificado).
 
 
Me parece igualmente más interesante no perder tiempo en las mentiras de Freud (un pobre hombre que con hambre de fama y reconocimiento como cualquier otro pretendía instalar un nuevo movimiento intelectual), sino más bien preguntarnos por qué los "intelectuales" freudianos que "supuestamente están formados para sacar a la luz las verdades más dolorosas" no sacan a la luz la verdad dolorosa de la corrupción de muchos de los datos que dan base a la teoría psicoanalítica y, en cambio, persisten en trasmitir un discurso completamente utópico.

Es paradójico que los mismos psicoanalistas que en su momento se jactaron de basarse en un movimiento intelectual subversivo para su época , son aquellos mismos sujetos que hoy en día censuran y condenan a quienes intentan transgredir su "discurso psicoanalítico reglamentario".

Entonces, cuál es el camino que estos intelecturales siguen a lo largo de la historia: ¿De la subversión a la censura? ¿Del cambio al estancamiento? ¿De la apertura mental a la descalificación del pensamiento ajeno? ¿Del aceptar una simple teoría a rechazar hechos contundentes que la refutan rotundamente?

La verdad es que todo el movimiento psicoanalítico en su conjunto, es uno de los movimientos intelectuales más corrompidos de la historia.

Algunos sujetos son simplemente víctimas de este movimiento que, como la mayoría, a menudo dan por ciertas de manera instántanea muchas cosas que no tienen ningún fundamento, sólo por ser cosas que otros aceptaron antes. Otros, menos inocentes, son quienes contribuyen a diario a la corrupción del psicoanálisis por razones políticas y por opiniones indefendibles que continúan siendo repetidas, unicamente a causa de relaciones personales y consideraciones de carrera.
 
 

A continuación cito unas palabras pronunciadas por el reconocido psicoanalísta Jaques Lacan poco tiempo antes de morir... palabras de un discurso que los psicoanalístas actuales no repiten, sino más bien, que prefieren no reconocer:

"Nuestra práctica es una estafa, fanfarronear, hacer pestañear a la gente, deslumbrarla con palabras rebuscadas.... Desde el punto de vista ético es insostenible nuestra profesión; es por eso que me enferma, porque tengo un Superyó como todo el mundo.... De lo que se trata es de saber si Freud es, sí o no, un acontecimiento histórico. Yo creo que fracasó en lo que quería hacer. Le pasó como a mí, e poco tiempo a todo el mundo el psicoanálisis le importará un carajo"

 


(JAQUES LACAN: Extracto de una conferencia pronunciada en Bruselas el 26 de Febrero de 1977 y publicada en "Le Nouvel Observateur" Edición Número 880, Página 88)


FUENTE:"El Libro Negro del Psicoanálisis" (Mikkel Bosch Jacobsen-Jean Conttraux-Didier Pleux-Jacques Van Rillaer-Cattherine Meyer-Año 2005)
 

PSEUDO - CIENCIA

La llamada "Revolución Científica" fue un gran avance para la humanidad a nivel mundial. Pues propuso una practica intelectual que fue aceptada de manera unánime por la comunidad científica mundial.

Esta práctica intelectual consiste en un método riguroso que permite determinar con seguridad que una hipótesis es lo suficientemente fiable y válida como para ser considerada como un conocimiento científico. Esta practica consiste, si puede decirse así, en arrojar todas las hipótesis contra el muro a ver si aguantan el golpe.
 
Entonces, ¿Qué es una Ciencia? Una ciencia es aquella que se constituye por un proceso metódico que comprende dos etapas: La primera consiste en formular las hipótesis. La segunda consiste en comprobar la veracidad de aquellas hipótesis y abandonarlas si se verifica que están erradas, es esta segunda etapa lo que garantiza que un conocimiento sea científico, es decir, comprobable y real.
 
Freud habia desarrollado una serie de hipótesis pero nunca consideró esta segunda etapa (corroborarlas), lo cual es requisito para toda ciencia.

De hecho, el mismo Freud fue quien se encargó de difundir sus hipótesis, las cuales él mismo estableció como teorías (y además pretendía que sean tomadas como científicas) creando pequeños institutos privados en el seno de los cuales el saber se enseñaba de manera dogmática, instruyendo a sus alumnos para que "vencieran sus resistencias a la teoría", puesto que todas las objeciones de los estudiantes hacia su teoría eran descartadas de raíz por considerar que provenían de sus resistencias internas.

 
 
Es decir, Freud reemplazó el modo científico de transmisión de conocimiento por un proceso iniciático de tipo sectario. Esto se produce, porque su teoría se basa en el principio fundador de que nada es lo que parece ser (porque lo que es está bajo las resistencias del sujeto, en su inconciente) , llegando a una situación en la que nada puede ser probado y no se puede confiar en nada, de manera que tiende a persistir en su error.

Por esto, se trata de una "teoría" (por cierto, conformada a base de manipulaciones groseras de los datos) que pretende explicar todo a través de un pensamiento circular desde el cual nada puede ser refutado (pues descalifica al que la rechaza basándose en la misma teoría). Evidentemente esto concuerda más con una especie de religión/movimiento sectario o siendo más benévolos: con una pseudociencia.

 
En definitiva, es la metodología defectuosa del psicoanalísis lo que en el resto de los países del mundo, ya hace unos cuantos años, ha precipitado su fracaso final: pasando de ser una potencial ciencia muy prometedora a una pseudociencia absolutamente decepcionante.
 
 
FUENTE: Basado en los hallazgos de las investigaciones realizadas por el historiador Frank Sulloway, descriptas en "El Libro Negro del Psicoanálisis" (Mikkel Bosch Jacobsen-Jean Conttraux-Didier Pleux-Jacques Van Rillaer-Cattherine Meyer-Año 2005)
 

RESUMEN DE FRAUDES

Protegido por el secreto médico por el cual podía esconder la real identidad de sus pacientes, Freud se permitía escribir lo que más la convenía. Luego, muy progresivamente, se hizo camino a la verdad, a medida que los historiadores lograban ideantificar las verdaderas identidades de sus pacientes.


A continuación les presento un resumen de los finales reales que tuvieron los tratamientos psicoanalíticos de sus casos más reconocidos y estudiados.

Caso de la Señorita Anna O: Ya dijimos que Bertha Papenheim no se había curado en absoluto de sus síntomas histéricos y que por esto, debió sufrir de internaciones prolongadas hasta el año 1887 (siendo que Breuer había afirmado su curación en 1882).

Caso Dora: En este caso Freud confesó francamente el fracaso de su tratamiento, según él, por no haberle interpretado a tiempo su transferencia negativa. Su verdadero nombre era Ida Brauer, a quien su padre la había encomendado a las manos de freud por tener ciertos comportamientos "molestos" (ella lo acusaba a su padre de entregarla a los avances sexuales de uno de sus amigos, el señor Zellenca, a cambio de la complacencia de éste en cuanto a la relación que el padre de Ida mantenia con la esposa del Señor Zellenca). Freud reconoció que las acusaciones de la joven estaban bien fundadas, pero igualmente la acusó de padecer "histeria" por haber rechazado el arreglo familiar, cuando a la edad de trece o catorce años Zellenca la había agredido sexualmente. Ida, en realidad, hizo gala de una sólida salud psíquica al rechazar el improvisado diagnóstico de Freud (quien le decía que sufría histeria por reprimir sus deseos libidinosos hacia el señor Zellenca). Por otro lado, un dato un tanto llamativo es que Freud interpretara el hecho de que Ida arrastrara su pierna derecha al caminar como síntoma histérico, sin considerar un solo instante la hipótesis, mucho más plausible, de que se tratara de una secuela de la apendicitis pelviana que Ida había padecido durante su infancia.

 
 
Fotografía de Ida Brauer


Caso del Pequeño Hans: Freud diagnóstico al niño Hebert Graf como padeciente de "Fobia a los Caballos", considerando que provenía del complejo de castración del niño. Hebert atribuía su miedo a los caballos a un accidente de omnibus del que había sido testigo, en el cual dos caballos habían caído para atrás. La cual es una hipótesis mucho más simple y prosaica, al parecer el niño tenía más sentido común que su propio terapeuta.

Caso del Hombre de las Ratas: El trabajo de los investigadores ha demostrado que esta fue una de las otras tantas oportunidades en que Freud moldeó los datos reales para acomodarlos a su teoría. Su paciente, llamado en realidad Ernst Lanzer, sufría de una fuerte neurosis obsesiva. Se demostró que Freud mintió acerca de la duración del tratamiento con este paciente, pues las notas privadas que el tomó durante el análisis revelan que este duró poco más de seis meses (siendo que Freud había asegurado que lo había tratado durante más de once meses). Por otro lado, en esas mismas notas, dice que "Lanzer empezó a masturbarse aproximadamente a los 21 años, después de la muerte de su padre" pero Freud en sus escritos públicos dijo que "Lanzer comenzó a masturbarse compulsivamente a los 21 años, poco tiempo despues de la muerte de su padre". Se comprobó que el padre de Lanzer había fallecido cuando él tenía 19 años (es decir, dos años antes. Indudablemente, Freud, al agregar las palabras "compulsivamente" y "poco tiempo después" crea un vínculo entre los síntomas (agravados) de su paciente y la muerte de su padre que no fue propuesto por su paciente durante su sesión psicoanalítica sino por el mismo Freud durante la transcripción de sus notas. Con respecto a los resultados de la terapia, como Lanzer murió en los comienzos de la Guerra de 1914 no se pudo comprobar cuáles fueron los resultados de su tratamiento psicoanálitico.
 
 
 
Retrato de Ernst Lanzer


Caso del Hombre de los Lobos: En el caso de este paciente, llamado Sergius Pankejeff, quien vivió hasta ser un hombre muy mayor, pudo comprobarse de sus propias palabras hacia la entrevistadora austríaca Karin Obholzer, que la eficacia del tratamiento que realizó con Freud fue absolutamente nula. Pues, sesenta años espues, Pankejeff seguía siendo víctima de ataques obsesivos y de ataques de depresión profunda. Este hombre vivió hasta sus últimos días en Viena, donde la sociedad psicoanalítica de allí le procuraba apoyo financiero a cambio de mantenerse en el anonimato (para no correr el riesgo de que el celebre caso del "Hombre de los Lobos" de Freud y sus siniestros resultados quedaran al descubierto).
 
 
 
Fotogragía de Sergius Pankejeff


Caso Schreber: Se trata del caso del magistrado alemán Daniel Paul Schreber que padeció una psicosis y al que Freud nunca atendió, sino que lo analizó a través de su auto-biografía, en la cual describía su enfermedad. Freud, que ya había elaborado su teoría de la paranoia(donde la relacionaba con tendencias homosexuales hacia el padre) antes de que las memorias de Schreber cayeran en sus manos, entonces, emocionado por ajustar los hechos a su ya elaborada teoría, ni siquiera se tomó el trabajo de leer las obras del conocido padre de Schreber. El padre de Daniel, llamado Moritz Schreber, quien ponderaba los éxitos de un "enderezador" para niños que le impedía al niño inclinarse mientras escribía o leía, lo cual recomendaba utilizar para forzar a los niños a mantenerse derechos. Este instrumento consistía en una barra horizontal fijada a la mesa frente al niño y que se aferraba a su pecho a la altura de la espalda y la clavícula, también tenía un "portador de cabeza" que mantenía la cabeza del niño recta, tirando de sus cabellos en el caso de que este se inclinara. Al parecer existe un vínculo claro entre las aluscinaciones de Daniel Schreber (sensaciones de pecho oprimido, de cabeza comprimida, de cabellos tirados) y el instrumento que el padre recomendaba utilizar para mantener a los niños derechos, lo cual parece una hipotésis más clara y más plausible de las que adjudica Freud a tales síntomas (interpreta estas aluscinaciones como consecuencia de una homosexualidad reprimida hacia su padre). Para poder sostener estos argumentos, es lógico que Freud en sus escritos describiera al padre de Daniel Schreber como un "padre excelente" (siendo que paralelamente había escrito una carta a su amigo Férenczi en la que describía al Señor Mortitz Schreber como un "tiráno doméstico"). Es evidente el cambio en los datos reales en este caso, donde a Freud, sin duda, le convenía mostrar al Señor Moritz como un adorable padre, siendo que Freud quería demostrar que la paranoia era causada por una homosexualidad reprimida, y, en el caso preciso de Schreber, por un deseo homosexual reprimido hacia su padre.
 
 
 
Fotográfia de Daniel Paul Schreber


FUENTE:"El Libro Negro del Psicoanálisis" (Mikkel Bosch Jacobsen-Jean Conttraux-Didier Pleux-Jacques Van Rillaer-Cattherine Meyer-Año 2005)

FRAUDE NUMERO TRES = "LA TEORÍA DE LA SEXUALIDAD INFANTIL"

Pasamos al tercer episodio de la leyenda dorada del psicoanálisis. Según este, gracias a un proceso de autoanálisis es que Freud habría penetrado en lo que se ocultaba detrás de los relatos de seducción de sus pacientes, abriendo así la vía al descubrimiento de la sexualidad infantil.

Un joven estudiante de Historia de las Ciencias de Harvard, Frank Sulloway, realiza investigaciones acerca de la historia del psicoanálisis, donde se encuentra con eventos un tanto curiosos.

Su principal hallazgo fue encontrar correspondencias de Freud dirigidas a su amigo y colega Wilhem Flies (médico berlinés especializado en biología), donde Freud hace alusiones a lo que llama "zona erógenas abandonadas", así como también, a algunas observaciones personales acerca del asunto.

Lo que impresionó particularmente al jóven investigados Sulloway es que esas discusiones vía correspondencia con Fliess tuvieron lugar en Diciembre de 1896 y Enero de 1897, es decir, alrededor de nueve meses antes del supuesto descubrimiento de la sexualidad por Freud en el curso de su supuesto autoanálisis. ¿Cómo pudo Freud "descubrir" en su autoanálisis algo que ya había descubierto hacía un año atrás?.

Sulloway se dio cuenta, entonces, de que Freud debatió ya nueve meses antes de hacerlo, uno de sus más célebres "descubrimientos" y este descubrimiento estaba ligado a la colaboración entre dos personas. Ya que Wilheim Flies, según las correspondencias encontradas, parecía no solamente tomar la sexualidad infantil como algo evidente sino también tomar posición activa en este intercambio de ideas, lo cual resulta realmente llamativo.
El jóven investigador Sulloway decidió corroborar sus sospechas estudiando las obras originales de Wilheim Fliess, en las cuáles constató que existian muchas ideas biologicistas afirmando la existencia de una bisexualidad y una sexualidad, hechas algunos años antes de que Freud rehiciera su teoría sobre la seducción.

En definitiva, las ideas de su amigo Flies sobre la bisexualidad y la sexualidad infantil han influido de manera determinante en la teoría psicoanalítica y han permitido a Freud colmar el vacío que resulta del fracaso de su "Teoría de la Seducción" (ya que no pudo concluir el análisis de ninguno de sus pacientes bajo esta teoría) y sustituirla por una "Teoría de la Sexualidad".
Freud, entonces, no habría sido el gen pionero que todos en algún momentos creímos, sino un mero "transformador" de las ideas altamente biologicistas pertenciaentes a su amigo Fliess a una versión más plausible desde un punto de vista psicológico.

Resulta curioso, entonces, que Wilheim Flies y sus ideas que tanto había "colaborado" al psicoanálisis jamás fueron citadas en ninguna de las biografías de Freud. Pero lo más llamativo es que todo esto da sentido a lo que todos conocemos acerca de lo que ocurrió algunos años después de que Freud elabore su nueva teoría psicoanalítica: su amigo y colega Wilheim Fliess furioso lo acusa a Freud de haberle robado su idea acerca de la bisexualidad. Freud atribuye esta reacción a una "persecución paranoica" debido a "tendencias homosexuales reprimidas" por parte de su amigo Fliess hacia él (un síntoma...como no podía ser de otra manera).

FUENTE: Basado en los hallazgos de las investigaciones realizadas por el historiador Frank Sulloway, descriptas en "El Libro Negro del Psicoanálisis" (Mikkel Bosch Jacobsen-Jean Conttraux-Didier Pleux-Jacques Van Rillaer-Cattherine Meyer-Año 2005)

 

FRAUDE NUMERO DOS = "LA TEORIA DE LA SEDUCCION"

Pasamos ahora a la segunda etapa del descubrimiento del inconsciente, la famosa "Teoría de la Seducción". Freud escribe dos artículos en los que sostiene que había sido capaz de encontrar recuerdos de experiencias de abuso precoz en cada uno de sus pacientes, esto lo lleva a la convicción de que los recuerdos sexuales reprimidos de la infancia estaban en la raíz de los síntomas de las pacientes que habían sido diagnosticadas como histéricas.

En los mismos artículos de Freud, publicados en la dácada de 1890, afirmaba que sus pacientes "no tenían ningún recuerdo" y le aseguraban "con vehemencia que no creían" en los traumas sexuales infantiles de los que él insistía que habían sido víctimas.

Se ha encontrado hace algunos años, una correspondencia enviada por Freud hacia uno de sus más cercanos confidentes el 3 de Enero de 1897, donde, refiriéndose a una paciente que se encontraba en tratamiento, afirma "yo le sopesé la explicación y cuando ella expresó su incredulidad la amenacé con echarla, si persistía en su escepticismo". Entonces, queda claro que las pacientes de Freud nunca le contaron que habían sido abusadas sexualmente en su primera infancia y tampoco tenían algún recuerdo de un hecho semejante.

Por lo tanto, si esos hechos de abuso sexual a los que el se refiere resultaban de meras suposiciones hechas por el mismo Freud, no se encontraba en condición de afirmar que realmente éstos habían tenido lugar y, menos aún, de teorizar sobre los mismos e interpretandolos posteriormente (en la reformulación de su teoría) como fantasías que respondían a fantasías inconcientes de sus pacientes.

Por otro lado, según parece evidente, el rechazo por parte de los pacientes de sus deducciones tan peculiares, era para Freud una prueba de la "resistencia" de la paciente (su negación era en sí misma un síntoma), por lo cual creía ver en ella una reconfirmación de su teoría (siendo que para él, era justamente porque no recordaban esos hechos, por la represión, es que habían caido en la enfermedad). Por lo tanto, su teoría estaba formulada de tal manera que no había lugar a refutacion posible, realmente estaba cubierto por todos los frentes.

En conclusión, Freud les habría atribuido a sus pacientes "recuerdos" que él había tomado como hipótesis, sin obtener la menor confirmación de su parte. Es decir, que los descubrimientos de Freud resultaban, como regla general de una "decodificación personal" acerca de los síntomas que presentaban sus pacientes y de la "interpretación analítica" de esas decodificaciones. Lo cual no brinda, en absoluto, seguridad acerca de sus teorizaciones.
 
FUENTE: Basado en los hallazgos de las investigaciones realizadas por el filósofo de la ciencia Frank Cioffi a principios de 1970 descriptas en "El Libro Negro del Psicoanálisis" (Mikkel Bosch Jacobsen-Jean Conttraux-Didier Pleux-Jacques Van Rillaer-Cattherine Meyer-Año 2005)
 
 
Breuer en su publicación "Estudios Sobre la Histeria" afirmó que el tratamiento de la joven Ana O (cuyo verdadero nombre era Bertha Pappenheim) había terminado el 7 Junio de 1882 y que la paciente "se sintió así liberada de las inumerables perturbaciones que la atormentaban... Desde entonces, goza de perfecta salud".

Sin embargo, el psicoanalista británico Ernest Jones, discipulo de la teoría freudiana, reveló en unos escritos que fueron encontrados hacia 1953 que el tratamiento de Bertha Pappenheim no estaba totalmente terminado. Sino que, por el contrario, posteriormente la joven había tenido una recaida y debió ser internada en una clínica con graves sintomatologías histéricas (un embarazo psicológico del que él sería responsable). Breuer, evidentemente, estaba enterado de estos hechos ya que en los documentos de esa clínica se encontró una orden de internación con su firma, que databa algunos días despues de la fecha del "supuesto" fin del tratamiento.

Se ha comprobado que desde 1883 hasta 1887 Bertha Pappenhein tuvo internaciones prolongadas en otro sanatorio, siempre por "histeria" y no fue sino hacia fines de la década de 1890 cuando comenzo a restablecerce.

Resulta claro, entonces, que la famosa "talking cure" en la cual Freud comienza a basar el desarrollo de su teoría, había sido un fiasco total y que Breuer lo sabía pertinentemente (a eso se debieron sus reticencias frente a la propuesta de publicar el caso) igual que Freud, ya que Breuer lo tenía al corriente de la evolución de su ex paciente.
Desde luego, este es evidentemente un hallazgo muy embarazoso para los fervientes seguidores del psicoanálisis, que prefieren desestimarlo descalificando al que hace este planteo al decir que uno no entiende que, si las cosas son asi, el restablecimiento de Bertha Pappenheim de 1890 se trataría de una "cura en diferido". Lo cual es un concepto un tanto extraño, sobre todo tratandose de un caso que supuestamente había sido resuelto unos ocho años antes.

FUENTE:"El Libro Negro del Psicoanálisis" (Mikkel Bosch Jacobsen-Jean Conttraux-Didier Pleux-Jacques Van Rillaer-Cattherine Meyer-Año 2005.

LA HISTORIA OFICIAL = "LA LEYENDA FREUDIANA"

En 1882, cuando era todavia estudiante, el joven Sigmun Freud, escuchó hablar a su amigo y mentor el Dr. Josef Breuer de un grave caso de histera que estaba tratado en una paciente, la Señorita Ana O. (nombre seudónimo utilizado posteriormente en los escritos psicoanalíticos para resguardar su identidad), quien sufria de multiples síntomas. Breuer había constatado que lograba hacerlos desaparecer logrando que ella contara bajo Hipnosis los incidentes traumáticos que habían estado en su origen, en una especie de "Talking Cure" (Cura del Habla).

Freud quedó maravillado con este descubrimiento y comienza, más tarde, a emplear el "método catártico" de su amigo, sobre sus propias pacientes histéricas. Freud entonces acuerda con su amigo en que "las histéricas sufren de reminiscencias inconcientes, traumáticas y por eso reprimidas". Entonces Freud, a pesar de las reticencias de su amigo Breuer, hacen una publicación acerca de sus hallazgos, dando a conocer el caso de Ana O y sus magníficos resultados.

Sin embargo Freud comienza a percibir que estas reminiscencias olvidadas que se encuentran en la base del síntoma, son de caracter sexual. Frente a esta aseveración tan arriesgada para esos tiempo, donde la sexualidad era un tabú absoluto, Breuer abandona la colaboración con Freud y, este último, debió continuar sólo en su tarea.
Freud dejó de lado la hipnosis y comenzó a utilizar la técnica de Asociación Libre, por la cual les sugería de un modo insistente a sus pacientes que reproduzcan sus recuerdos inconcientes y abandonasen sus síntomas.En los relatos de sus pacientes Freud descubrió que estas personas habían sido objeto de atentados sexuales por parte de sus padres, cuando eran niños muy pequeños. Freud entonces concluyó que las patologías como la histeria y otras neurosis, se debían a "seducciones" infantiles de ésta índole, así formuló su Teoría de la Seducción.

Para comprobar su teoría, en el mes de Agosto de 1897, Freud emprendió un auto-análisis, por el cual se toma a sí mismo como paciente y analiza sus propios sueños y recuerdos más remotos. Así, termina por darse cuenta de que él mismo había tenido, cuando era un niño, deseos eróticos en relación a su madre y sentimientos de celos hacia su padre. Allí se da cuenta que las inverosimiles historias de incesto que sus pacientes le habían contado, no se debían a recuerdos de hechos reales, sino a fantasías que expresaban un deseo infantil de ser seducidos por su padre.
Freud, de esta manera, descubre la existencia de una sexualidad infantil (deseos eróticos hacia sus progenitores que serán posteriormente reprimidos y olvidados, a causa de sus complejos morales, transformándose en inconcientes), la universalidad del Complejo de Edipo (Relación triangular donde hay deseos eróticos hacia el progenitos del sexo opuesto y celos hacia el progenitor del mismo sexo) y la imporancia del desarrollo psíquico de la sexualidad infantil en los diferentes tipos de neurosis.
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Naturopataluis.es
Urb. Terol e16 bis
Tibi 03109 Alicante

Teléfonos:
626 630 800