Medicina alternativa o natural

   
Mi Perfil
Noticias
Documentos
Libros
   
   
NiƱos sanos y enfermos
01-12-2010

Los niños sanos, son aquellos que los padres antes de engendrarlos, fueron conscientes de que tener un hijo representa una responsabilidad muy importante en su vida y la de los hijos que nazcan.

Esos padres deberán estar un año antes preparándose biológicamente, psíquicamente, emocionalmente y mentalmente, para engendrar  hijos sanos.

Para ello, dejaran de asistir a sitios contaminados, no fumaran ni beberán alcohol, ni bebidas excitantes ni azucaradas artificialmente, no comerán dulces industriales ni comestibles basura, se alimentaran adecuadamente siendo su dieta rica en proteínas, grasas esenciales cereales integrales y legumbres, frutas, verduras, vegetales y hortalizas, frutos secos y semillas variadas, zumos de frutas y vegetales recién exprimidos y alguna hierba o remedio natural medicinal para digerir mejor o relajarse en un momento dado. Si los alimentos son biológicos mejor ya que hay muchos contaminados.

Harán ejercicio regularmente, evitarán la fatiga, el estrés, los disgustos y pasado ese año, ya preparados para tener hijos, harán el amor con libertad con la intención puesta en que se  produzca el embarazo y, a partir de ahí, todavía con más ahínco, se seguirá alimentado y practicando ejercicios -la madre- correctamente, para que cuando llegue el parto a los 9 meses, se produzca de una forma natural casi sin dolor, sin necesidad de ningún sedante ni fórceps y, si fuera necesario, una cesárea seria lo menos traumático para el bebé. No debe sobrepasar los 12 kg. de sobrepeso.

La madre debe evitar ponerse prótesis mamarias con el fin de poderle dar de mamar a su hijo/s mucha leche entre 6 y 24 meses, con el fin, de que obtenga una alimentación sana llena de defensas hasta que madure sus sistema inmunológico que se formará entre los 6 y 10 años de edad.

Lo ideal sería tenerlo en casa en condiciones- lo más higiénico posible- y con la ayuda de una comadrona experimentada. En un hospital, se corre el riesgo de contraer una infección, a veces grave, que se evitaría teniéndolo en casa.

Después de dar a luz al bebé, y de hacerle las pruebas pertinentes, la madre debe darle la primera leche de sus pechos (el calostro) que es poseedor de muchísimas defensas para su sistema inmune, que evitará, que el bebé enferme con cierta frecuencia en el futuro.

Los padres deben evitar que a las 24 horas de haber nacido, le inyecten una vacuna trivalente, que está llena de gérmenes, productos químicos y orgánicos de diferentes tipos, entre ellos, el mercurio el cual, causa entre otras cosas, muerte súbita y muchos problemas de salud, entre ellos, el autismo. El bebé debe tener las suficientes defensas después de tomar los calostros de la leche de su madre y, por tanto, no necesita estimular un sistema inmune tan dévil como el que aún tiene el bebé con gérmenes y venenos artificiales y químicos.

La madre deberá alimentarse lo más correctamente posible siempre, pero especialmente, mientras de de mamar a su bebé, comerá correctamente, pero será conveniente, ayudarse con algún complejo vitamínico mineral y otro para ayudar al sistema inmunológico, pues de esa forma, estará ayudando a su bebé también a que esté sano prácticamente siempre.

Si la madre enferma de un catarro, o cualquier otro trastorno de salud o dolencia, debe tomar algún remedio natural para tratárselo (no un medicamento sintético), si lo toma mientras da de mamar a su bebé, lo estará contaminando a través de la leche (no lo hagas) te puedes arrepentir. Visita a un naturopata que te ayude.

*Los padres que quieren tener hijos y  no son responsables de las consecuencias que pueden tener esos hijos sin las precauciones necesarias, son aquellos que sin pensar, no desintoxican su cuerpo durante un año (por lo menos), no evitan los sitios contaminados, fuman, beben alcohol, toman drogas a menudo o de vez en cuando, toman bebidas excitantes, azucaradas y dulces industriales, no descansan lo suficiente, no hacen ejercicio, practican el sexo sin la precauciones necesarias y, en muchos casos, ella se queda embarazada en estado de embriaguez. Sin desearlo, ya empieza para ella sobre todo, el calvario de no querer tener un hijo. En su cuerpo, aparecen fluidos contaminados, se produce un estado de estrés emocional fuerte de rechazo, en la mayoría de los casos, su estado biológico, físico, psíquico, emocional y mental, hace que ese hijo que lleva en su vientre, empiece a sufrir las consecuencias.

Si la madre sigue haciendo una vida desordenada llena de estrés, fumando, visitando espacios contaminados, no descansa lo suficiente, no hace ejercicio y no desea a ese hijo, el bebé, ha empezado a morir antes de nacer, si nace, no nacerá sano del todo, y si la madre no se ha preparado para el nacimiento, lo más probable es que autorice un sedante (la epidural) para evitar su dolor de parto pero sedando al bebé también.

Si lo hace en un hospital, si tiene suerte, no contraerá ninguna infección y, lo más probable, es que no le dé su leche y lo dé en adopción enseguida. Le harán las pruebas necesarias y, si todo está bien, a las 24 horas le inyectaran una vacuna trivalente que lo contaminará de por vida de gérmenes y productos químicos venenosos.

Ese pobre bebé le espera una vida generalmente no muy buena y, con muchas probabilidades de que hasta los 14 años, le pongan las 16 vacunas que se les suelen poner a los niños y niñas. Las niñas lo tienen peor, pues la moda ahora de la industria farmacéutica y los ministerios de sanidad, es ponerles a las niñas, la vacuna del VPH -virus del papiloma humano- contra el cáncer cervical, que raramente, pueden contraer a lo largo de su vida y que por otra parte son venenosas.

Esta vacuna, ha causado en el mundo hasta ahora, más de 76 muertes de niñas sanas y a más de 18.000 niñas entre 11 y 15 años con efectos secundarios tan graves, que muchas, han quedado en silla de ruedas y otras con daños irreparables para toda su vida.

Los medicamentos sintéticos que utiliza la medicina oficial, desgraciadamente no son buenos en un 95%, el resto tampoco, pero perjudican menos. Son productos sintéticos y, como todos estos productos, nunca son buenos para la salud de ningún ser vivo biológico u orgánico, estas sustancias envenenan, enferman, destruyen y matan. Millones de personas mueren anualmente en el mundo por los efectos secundarios y contraindicaciones de los medicamentos sintéticos con receta médica. Lo dicen muchos expertos, pero lo confirma, el Dr. Matías Raft que denuncio a la industria farmacéutica en el Tribunal Internacional de la Haya por crímenes contra la humanidad.

La mayoría de los médicos obedeciendo las normas de la industria farmacéutica, la de la OMS –organización mundial de la salud- los gobiernos, los Ministerios de Salud y los administradores hospitalarios provocan todas esas muertes, sin quererlo, pero cumpliendo las órdenes dadas por sus superiores. Las victimas en algunas ocasiones, si no mueren, cobran por el daño hecho a los enfermos, (lo que demuestra que son culpalbles), pero generalmente ni cobran, y si cobran, son los familiares ya que los enfermos han muerto.

Madres y padres, si queréis tener hijos sanos llevar a la práctica estos buenos consejos, que sin ánimo de asustar ni ningún tipo de interés personal informo para el bien de todos. No hay peor cruz que soportar, que ver a un hijo con poca o nula salud, con algún defecto psíquico o físico, pero al mismo tiempo, el sufrimiento y el sacrificio de los padres no es para una semana ni un mes, puede ser para el resto de la vida del hijo, que a veces, sobrevive a los padres.

No vacunéis a vuestros hijos ni tampoco vosotros leer primero los efectos secundarios de las vacunas y de todos los medicamentos y, si creéis que son buenos, actuar en consecuencia, el químico que los ha fabricado, es el que escribe en el folleto los efectos secundarios y las contraindicaciones que tiene cada uno de los medicamentos que fabrica, el médico, solo los receta obedeciendo unos protocolos ya determinados por los propietarios de la industria farmacéutica, que por lo que a ella concierne, le da igual que mueran millones de personas, ellos quieren ganar millones de dinero. ¡Somos demasiados y hay que exterminarnos con receta médica!  

El sida, las enfermedades mentales, el cáncer y la diabetes, son el mayor negocio que existe dentro de la industria farmacéutica, de hecho, es la segunda industria en importancia después de la venta de armas. No es normal que 100 millones de personas estén tomando psicotrópicos o –drogas- para problemas mentales, 17 millones de ellos, son jóvenes niños y adolescentes. Esto es solo NEGOCIO.

No tomar medicamentos y menos vacunar a vuestros hijos, sino los matáis en poco tiempo, los envenenáis seguro. Las consecuencias son imprevisibles, pero malas seguro, no lo dudéis. No es lógico que niños tan pequeños y jóvenes tengan enfermedades tan graves como la leucemia o –cáncer en la sangre- autismo, diabetes tipo I entre otras no menos graves. Las vacunas tienen mucho que ver con todo esto.

No nos olvidemos de la industria alimentaria. Los comestibles basura que fabrican, los aditivos, conservantes, saborizantes, aromatizantes etc. tienen mucho que ver también con la salud y la enfermedad. Los abonos que les ponen a los alimentos, pesticidas, herbicidas, plaguicidas etc. y los alimentos genéticamente modificados, que sacian pero no alimentan, son causa de muchas enfermedades en los seres humanos, animales e insectos, de hecho, las abejas están desapareciendo por culpa de los alimentos transgénicos que se están cultivando en el mundo. ¡Cuidado con lo que coméis!

El autor. Luis Rubio. Naturopata 

 

 

Naturopataluis.es
Urb. Terol e16 bis
Tibi 03109 Alicante

Teléfonos:
626 630 800
965 617 555